Crónica de un día en la Biblioteca

Por Maive Carone Fernández

4 temas, 4 grupos y 1 consigna: ir a la Biblioteca Municipal y Popular Esteban de Adrogué e investigar. La idea era que conozcamos en ambiente y concretemos exitosamente el Trabajo encomendado, utilizando una Herramienta que poco a poco, y por desgracia va cayendo en desuso, los libros.

 

A escasas 6 cuadras de la estación de adrogué y a 1 de la municipalidad de Alte. Brown, sobre la calle La Rosa al 900, dentro de una casona antigua de fines de Siglo XIX, se haya silenciosa parte de la cultura e historia local.

Nos recibió el bibliotecario – un hombre serio y taciturno – quién nos explicó: “Existen 3 modos de acceder a los libros: 1.Consultando mediante ordenador, ya sea por Autor, Título o Tema. 2. Solicitándolo en mesa de entrada, sitando los datos pertinentes. 3. Revisando personalmente los estantes.”

Sin perder tiempo, 2 de nosotras comenzaron a investigar sobre el tema que nos fue asignado, mientras otra de mis compañeras y yo seguimos indagando en el funcionamiento del lugar: la biblioteca abre de Lunes a Viernes en el horario de 8.30 hs a 17.30 hs, y se espera que a partir del 9 de Abril, también lo haga los Sábados por la mañana, como hasta hace 10 años. Cuenta con mas de 28.000 títulos y ronda los 1700 socios, de todas las edades. Las categorías más solicitadas, según estadísticas mensures, son: textos de Derecho, de Medicina, o Secundarios y, Novelas y Cuentos, en Adultos Mayores, entre préstamos y consultas. Los préstamos son por el período de un mes, a excepción de los libros que poseen en el lomo la letra “C”, para los cuales dura solo algunos pocos días, por ser éstos principalmente de consulta. Se pueden extraer hasta 3 libros en simultáneo per cápita.

 

Me detuve un momento, miré a mi alrededor. Silencio. Las paredes recubiertas de repisas colmadas de títulos de toda índole, del suelo al techo, del techo al suelo, perfectamente encastrados cual piezas de rompecabezas, estratégicamente distribuidos en el espacio, todo en el más implacable orden, nada librado al azar. ¿Nada? Salvo una única cosa, el pensamiento de los Lectores, ¿Cómo organizar la reflexión ajena?, ¿Cómo boicotear esas unidades irrepetibles y ordenarles? Pero… ¿Para que son las Reglas sino para transgredirlas? En Nada desentonaba ese “pensamiento subversivo”, “esa actitud rebelde” que venía a quebrantar la más absoluta perfección. ¿No es acaso éste un sitio para cultivar nuestras mentes?,¿Para incentivar el Intelecto?, ¿Y éstas cualidades de un Sujeto Libre y Autónomo?

El crujir de los pasos en piso de madera, varias habitaciones, un salón poblado de mesas y sillas, y personas…personas, cada una de ellas es su “Mundo”, ese al cuál se accede a través de la lectura. Tomar un libro y recorrer una a una sus partes, primero la tapa, después las hojas, ásperas y amarillentas, y ese aroma característico. Los libros cómo los Vinos al añejarlos, se alteran con el transcurso del tiempo, ya mejorándose, ya deteriorándose.

                                                        

Eran ya las 16:30hs, teníamos seleccionado el material que necesitábamos, habíamos leído y resumido una pequeña parte, y nos quedaba algo menos de una hora hasta el horario de cierre, fue entonces cuando nos dimos cuenta que no habíamos averiguado cómo hacer para poder sacar los libros. “Pueden asociarse presentando D.N.I. y un servicio que corresponda a ese domicilio, dentro o fuera de Alte. Brown, sin cargo alguno, quedando a su consideración una cuota mensual de $5 que recauda la Asociación de Amigos de la Biblioteca”, pero esto no nos ayudaba a resolver nuestro problema en forma inmediata, así que dejando la cédula de identidad de una de nosotras, como garantía de la devolución del Libro, pudimos retirarlo por unos instantes y fotocopiar aquello que nos restaba por sintetizar.

 

Ya pasó la entrega del Práctico, a pesar de eso, seguimos frecuentando La Biblioteca, allí hallamos un sitio dónde juntarnos a Estudiar o Investigar, estamos un poco más familiarizadas con el trabajo con libros, del cuál nos habíamos desvinculado por completo desde que terminamos la primaria, y reemplazado por la Variedad casi tan Instantánea como Dudosa de Internet. Entendimos la importancia de haber pasado por esta experiencia, pues sentimos que manejamos una Arma más para afrontar lo que nos aguarda más allá de la Secundaria, la Universidad.